jueves, diciembre 06, 2012

EL ABOGADO Y SU IDEAL CABALLERESCO


El Abogado debe ser un guerrero virtuoso, debe defender al más débil, debe combatir lealmente, tiene que pelear caballerosamente, esto es para moderar los juicios y hacerlos mas conciliadores, lo que en la antigüedad se traducía en la guerra, para hacerlas más humanas.

Para San Agustín las guerras justas son permisibles, pero estas deben ser  en pos de la paz, paz que supone un orden, la decisión de entablar la guerra corresponde a la autoridad política, al monarca, ya que este tiene la responsabilidad del bienestar de la comunidad.

San Agustín estima que la guerra es un mal inevitable, dice que los perversos hacen la guerra a los justos, porque desean hacerla, pero los justos hacen la guerra a los perversos porque tienen que hacerla, en la guerra lo mejor que puede esperarse es el triunfo de la causa justa, pero la victoria no va ser completa, además esa causa justa es llevada por hombres, por tanto va a haber injusticias, abusos, porque lo que salga de la acción del hombre nunca va a ser perfecto.

San Agustín rechaza la opinión de que los males van a desaparecer o disminuir con el paso del tiempo, él cree que el mundo progresa, pero no se trata de un progreso indefinido, dice que es probable que los avances técnicos supongan un progreso, pero este progreso material no implica necesariamente un progreso moral, pero tampoco necesariamente tiene que producir un deterioro moral, el progreso material va a producir un bienestar superior al hombre, pero no necesariamente va a ser así, porque este progreso no solo puede ser usado para el bien, también puede ser usado para el mal.


Recopilación del Pensamiento de San Agustín:

1º.- Afirma el libre albedrío (es la piedra angular), la libertad es el fundamento de la responsabilidad, si el hombre no tuviera libertad, este se movería por instinto, la libertad es una capacidad intrínseca del hombre.

2º.- Plantea la Teoría de las 2 Ciudades, dice que hay 2 autoridades paralelas, que deben respetarse, es ahí donde juega la prudencia, porque por irse a un extremo se puede llegar a la Teocracia o a una Sociedad Atea.


Santiago de Chile
Calle Moneda 973
Oficina 439
Santiago Centro

1 comentario:

Israel Abraham Callejas dijo...

Mientras hago mi tarea de "Ética del Derecho" su blog fue el primero que leí... me parece un paso correcto... Virtuoso guerrero...

Virtuoso Custodio de la libertad y de la guerra justa diría yo.